91 633 96 14 671 01 58 47    clinica@mdentalboadilla.es
  • M Dental Boadilla en Doctoralia
SMP - Siempre Mejor Presupuesto

Detrás de las sonrisas perfectas de las celebridades, muchas veces se esconden las carillas dentales (también llamadas facetas dentales), unas láminas finas hechas a medida diseñadas para cubrir la parte visible de los dientes y mejorar su apariencia.

Estas láminas se adhieren a la parte frontal de los dientes cambiando su color, forma, tamaño o longitud. Por eso se suelen utilizar en los casos de:

  • Dientes descoloridos (por manchas, exceso de flúor u otras causas)
  • Dientes desgastados
  • Dientes astillados o rotos
  • Dientes desalineados, desiguales o de forma irregular
  • Dientes con espacios entre ellos (para cerrar el espacio entre estos dientes)

Tipos de carillas dentales

Generalmente se clasifican en función del material:

Carillas de composite

Como cuenta Patricia Zubeldia:

“Se colocan directamente sobre los dientes con un material, resina estética, muy parecida a la que se usa para realizar los empastes, por lo que habitualmente sólo es necesaria una sesión para ponerlas.

Una de sus ventajas es, por lo tanto, la rapidez y facilidad de su colocación, así como su sencilla reparación. Además, son las carillas más respetuosas con el diente ya que no es necesario tallar el diente antes de colocarlas y son especialmente apropiadas para corregir problemas estéticos leves.”

 Carillas de cerámica 

“Se realizan en un laboratorio dental e implican la necesidad de visitar al odontólogo al menos en varias ocasiones. Preservan el color y brillo de los dientes durante mucho tiempo sin tener que acudir al dentista para su mantenimiento y su aspecto es más natural (la cerámica refleja mejor la luz).

Se recomiendan para los casos más graves de decoloración, fracturas, astillado, dientes mal colocados, desiguales, falta de espacio y separación entre piezas (diastema). Son más difíciles de reparar y requieren un tallado del diente antes de colocarlas.”

Ventajas e inconvenientes de las carillas dentales

Es una opción popular ya que proporcionan una apariencia muy natural, como si fuera tu propio diente.

El tejido de las encías tolera bien los materiales utilizados y no suele haber problemas de irritación. Asimismo, protegen al diente de los ácidos, tinciones y otras agresiones.

Puedes elegir el color de la carilla para que coincida con el resto de tus dientes o blanquear fácilmente tu sonrisa. Además, las carillas de porcelana son resistentes a las manchas.

Las carillas de composite no necesitan remodelación de tus propios dientes y las de cerámica requieren un mínimo limado, que se puede hacer con un poco de anestesia.

Una de las ventajas de las carillas es que no son permanentes, para toda la vida. Al cabo del tiempo se pueden quitar o renovar, sin riesgo de que el diente quede dañado.

Sin embargo, como cualquier otro tratamiento, tiene una serie de desventajas. El mayor es su precio, pues es un tratamiento bastante caro.

En el caso de Clínica M Dental Boadilla en Boadilla del Monte, Madrid,  el precio no es un problema. Financiamos el tratamiento hasta en 24 meses sin intereses aunque podemos estudiar otras soluciones que se adapten mejor a cada caso concreto.

Otra de las desventajas es que los dientes con carillas todavía pueden tener caries, por lo que hay que seguir cuidándolos y limpiándolos los dientes.

¿Cuánto cuestan?

Las carillas de composite son las más económicas, costando entre 100 y 150 € por carilla, mientras que las carillas de porcelana llegan aproximadamente a los 450 € por pieza.

¿Cómo se colocan?

En el caso de las carillas de porcelana:

“En la mayoría de ocasiones, antes de proceder a colocar una carilla dental, es necesario tallar y rebajar el tamaño de la parte frontal del diente, más o menos, entre 0,3 y 0,5 milímetros.

A continuación, el siguiente paso del proceso de colocación de carillas dentales consiste en realizar un molde con silicona para, posteriormente, enviarla a un laboratorio en el que técnicos especializados procederán a diseñar la carilla dental con las medidas óptimas para el paciente en cuestión.

Una vez diseñada y realizada la carilla dental, el odontólogo en cuestión procederá a realizar una prueba de adaptación en el paciente. En caso de que dicha carilla dental se adapte bien a la forma de la pieza, este procederá a pegarla sobre su superficie mediante un adhesivo especial.” Leer más.

¿Son seguras?

De los muchos procedimientos dentales que se utilizan para mejorar la sonrisa, las carillas dentales son uno de los más seguros. No se necesita ni tiempo de recuperación ni de adaptación, ya que en la mayoría de los casos no es necesario ni la sedación de la zona.

El riesgo más común es el de tratar de ponerse carillas en dientes y encías poco sanos. También existe el riesgo de que los dientes estén muy sensibles durante varias semanas después del tratamiento.

¿Cuánto tiempo duran las carillas dentales?

Las carillas de composite tienen una duración de entre 5 y 10 años, muy inferior si las comparamos con las de cerámica que suelen durar entre los 15 y 20 años (dependiendo de los hábitos de vida del paciente).

¿Cómo quedan?

El resultado final es una dentadura perfecta, sin manchas, roturas ni dientes torcidos ¡como siempre habías querido!

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies